23 de enero, 2018. Maximizar los acuerdos comerciales firmados es la prioridad de la mayoría de los candidatos a la Presidencia en el área de comercio exterior. La Escuela de Relaciones Internacionales consultó a todos los candidatos a la Presidencia 2018 vía correo electrónico, teléfono y Facebook del martes 09 al viernes 19 de enero. En los casos en los que no brindaron respuesta, se revisó el Plan de Gobierno.

A continuación las respuestas y extractos:

Partido Accesibilidad sin Exclusión – Oscar López

No contestó las preguntas. El Plan de Gobierno disponible en el sitio web no brinda información al respecto.

 

Partido Acción Ciudadana – Carlos Alvarado

"Los acuerdos comerciales, como tratados internacionales, deben ser observados y respetados. Pero especialmente los tratados comerciales deben ser revisados para maximizar y aprovechar las oportunidades y las ventajas comerciales (especialmente arancelarias) que contienen, y que las mismas sean alcanzadas en todos los niveles del aparato productivo costarricense, desde las tradicionales multinacionales que operan bajo zona franca, hasta los pequeños agricultores rurales.  Para ello se deben reactivar y aprovechar mecanismos existentes en el COMEX, que permitan una mejor vinculación y mayor utilización de los instrumentos comerciales.

Se pueden negociar nuevos acuerdos comerciales siempre que se demuestre mejorará las condiciones de ingreso de productos o servicios costarricenses en potenciales mercados, y que las concesiones del país no afecten sensiblemente a productores locales, y que ello pueda afectar la economía doméstica".

 

Partido Alianza Demócrata Cristiana – Mario Redondo

No respondió a las consultas. El Plan de Gobierno disponible en el sitio web destaca varios puntos respecto al aprovechamiento de los tratados comerciales:

  • Incorporar de forma oportuna a las PYMES en las ventajas generadas por los acuerdos comerciales, a través de capacitación, acceso al crédito y acompañamiento.
  • Fortalecer la Oficina de Administración de Tratados Comerciales del Ministerio de Comercio Exterior para aprovechar al máximo los acuerdos que ha ratificado el país.
  • Evaluar de forma continua el cumplimiento de las acciones que corresponden a cada institución para mejorar la administración de tratados comerciales.
  • Examinar el destino y uso de recursos de cooperación incluidos en los acuerdos comerciales.
  • Dar continuidad al proceso de integración de la economía costarricense con el resto del mundo, identificando potenciales nuevos socios comerciales y suscribiendo Tratados de Libre Comercio con ellos para facilitar el intercambio de bienes y servicios.

 

Partido de los Trabajadores – Johnn Vega

No respondió a las consultas. El Plan de Gobierno disponible en el sitio web menciona que romper con los tratados de libre comercio es la única manera de rescatar al Instituto Costarricense de Electricidad de la quiebra, de recuperar la soberanía alimentaria y de llevar verdadero alivio al pequeño productor. Indica, además, que es un primer paso innegociable para que el país, a través del cobro de impuestos al comercio, pueda tener la independencia que necesita para planificar su propio desarrollo al servicio del pueblo trabajador.

 

Partido Frente Amplio – Edgardo Araya

"Hay que replantear la política comercial que Costa Rica ha venido sosteniendo, específicamente en los énfasis y las direcciones que esa política comercial mantiene. Es decir para el Frente Amplio el principio en los acuerdos comerciales deben de partir de una mayor justificia e igualdad en los múltiples términos para el beneficio común en el país, y que dichas políticas no partan de inequidades e intromisiones económicas de los socios comerciales.

En buena medida CAFTA pasa por esta lógica, y su revisión y renegociación es inevitable. Para el Frente Amplio es necesario restablecer las funciones del Ministerio de Relaciones Exteriores como órgano rector encargado de dirigir las relaciones internacionales de nuestro país y definir la política exterior costarricense. Y ponemos énfasis en que el Ministerio de Comercio Exterior debe supeditarse a los lineamientos de política exterior definidos por la Cancillería, en armonía con los establecidos en el Plan Nacional de Desarrollo y los compromisos internacionales asumidos por el país en materia de derechos humanos, cambio climático, ambiente y derechos de las personas trabajadoras.

Respecto a los tratados de libre comercio empezaremos por un replanteamiento general de la política comercial, y específicamente, suspenderemos las negociaciones del Tratado Transpacífico y el Acuerdo sobre Comercio de Servicios (TISA). El paradigma que un gobierno Frenteamplista parte es donde la cooperación y el comercio justo dirijan las negociaciones y acuerdos, para  eso se debe fortalecer las relaciones comerciales y los programas de cooperación con todos los bloques económicos regionales, en especial con las naciones latinoamericanas, y poner especial énfasis en las iniciativas de la cooperación Sur- Sur.

El transparentar los acuerdos, así como un proceso mucho más informativo es uno de los cambios que el Frente Amplio propone para el manejo de la política internacional y comercial, sobre todo para generar controles civiles a los tratados y negociaciones".

 

Partido Integración Nacional – Juan Diego Castro

No respondió a las consultas. El apartado de “Soluciones” en el sitio web no brinda información sobre el tema.

 

Partido Liberación Nacional – Antonio Alvarez

"Hay que crear condiciones internas para sacarle mejor aprovechamiento de los tratados actuales Cafta-RD, Acuerdo de Asociación con UE, TLC con China (se han perdido 4 años que ahora aprovecha Panamá). Seguiremos impulsando mejor inserción Cuenca del Pacífico entre otros retomando negociaciones para la Alianza Pacífico".

 

Partido Movimiento Libertario – Otto Guevara

No respondió a las consultas. El Plan de Gobierno disponible en el sitio web señala continuarán todos los trámites de los tratados de libre comercio iniciados por la Administración Solís Rivera. En ese sentido, sugiere explorar un posible tratado con los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), Corea del Sur y explorar opciones de profundización de nuestras relaciones comerciales con Japón e India. 

Otras acciones concretas:

  • Completar la incorporación del país a la Alianza del Pacífico y profundizar nuestra participación en el Foro de Cooperación AsiaPacífico (APEC). Tomaremos en cuenta las aprehensiones de ciertos sectores productivos que se consideren afectados por esa incorporación, con el propósito de mejorar su competitividad.
  • Poner especial atención a nuestro entorno más cercano: Centroamérica, México, Estados Unidos, Canadá, los países del Caribe, Colombia, Perú y Chile. Con esos países ya tenemos acuerdos comerciales, pero tenemos que profundizar nuestra relación comercial con ellos para obtener mayores beneficios para nuestros productores y consumidores.
  • Mejorar la administración de Tratados Comerciales. Una vez entrado en vigencia un tratado empieza una etapa muy importante para nuestros productores, ya que a veces productores del otro país logran conseguir apoyo gubernamental para erigir barreras no arancelarias para los productos de nuestros productores. Desde el Poder Ejecutivo defenderemos a nuestros productores de las barreras no arancelarias que a veces les imponen en otros mercados, así como para eliminar la gran cantidad de cargas que soporta hoy el sector productivo de nuestro país que hace mucho más difícil la competencia con productores de otros países. Eso debe cambiar y es uno de los muchos compromisos que estamos adquiriendo con los costarricenses.
  • Mejorar la aplicación de Acuerdos Comerciales con el fin de potenciar las oportunidades que se abren frente a los tratados. Este cumplimiento debe ser de todas las entidades del sector público involucradas con la administración de los mismos y no solo del COMEX, de forma que los procesos nacionales internos 55 relacionados con el comercio no limiten la competitividad de las empresas.

 

Partido Nueva Generación – Sergio Mena

No respondió a las consultas. El Plan de Gobierno disponible en el sitio no brinda información al respecto.

 

Partido Renovación Costarricense – Stephanie Campos

No respondió a las consultas. El Plan de Gobierno disponible en el sitio web no brinda información al respecto.

 

Partido Republicano Social Cristiano – Rodolfo Hernández

No respondió a las consultas. El Plan de Gobierno disponible en el sitio web Involucrar activamente y hacer partícipes al sector agrícola en las negociaciones comerciales internacionales y definir medidas de protección permitidas a sectores sensibles para el país.

Administrar de forma eficiente por parte del Ministerio de Comercio Exterior de Costa Rica (COMEX) los Tratados de Libre Comercio firmados por Costa Rica, con miras a potenciar sus beneficios y ventajas.

 

Partido Restauración Nacional – Fabricio Alvarado

No respondió a las consultas. El Plan de Gobierno disponible en el sitio web indica: "En la era de la globalización, la necesidad de un país plenamente integrado a la economía mundial, que busca la eficiencia y la excelencia, sin demérito de la solidaridad social, constituye la punta de lanza de la política comercial exterior. Toda negociación y discusión sobre tratados de libre comercio, ha de inspirarse en esta premisa fundamental".

Plantea las siguientes acciones:

  • Promover la aprobación de tratados de libre comercio que se planteen en términos favorables y equilibrados para nuestro país.
  • Proteger a los agricultores, empresarios e industriales nacionales, en los procesos de discusión, análisis y negociación de tratados comerciales, de tal manera que estos los encadenen, en vez de que los saquen del mercado.

 

Partido Unidad Social Cristiano – Rodolfo Piza

"Los acuerdos comerciales que Costa Rica ha suscrito han contribuido a: 

  • Diversificar la oferta exportable de Costa Rica (que pasó de exportar cuatro productos agrícolas principalmente a inicios de los años 1990 a cerca de 5,000 productos actualmente).
  • Diversificar el destino de las exportaciones de Costa Rica (más de 140 países y territorios aduaneros) y,
  • Lograr la atracción de Inversión Extranjera Directa.   La plataforma de mercados a los que se puede exportar libre de aranceles y bajo reglas de los capítulos de inversión de los TLCs,  que van más allá de los tradicionales Acuerdos Bilaterales de Inversión,  dieron un nivel de seguridad y predictibilidad a los inversionistas,  que no existía anteriormente.  Esto ha permitido que Costa Rica continúe atrayendo más inversión que otros países latinoamericanos en términos relativos,  aun cuando su mano de obra no es la barata y pese a que Costa Rica debió renunciar a incentivos fiscales considerados subsidios a la exportación.

Los acuerdos comerciales de comercio de la Organización Mundial del Comercio (multilaterales y plurilaterales)  ofrecieron una base inicial a la transformación de apertura económica y el abandono del esquema de sustitución de importaciones.

Sin embargo,  el retraso de las negociaciones de la Ronda Doha de la OMC hizo que la apertura comercial que las exportaciones costarricenses requerían en diversos mercados,  para sectores como la agricultura,  tecnología de la información, dispositivos médicos y la industria alimentaria,  provocaran una necesidad de negociar acuerdos comerciales por la vía de tratados de libre comercio.   El rechazo en la Ronda Uruguay de tres de los Temas de Singapur (Inversión, Compras del Sector Público y Políticas de Competencia) y el fracaso de las negociaciones del ALCA contribuyeron también a que varias administraciones debieran recurrir a las negociaciones de acuerdos de libre comercio.

Otro factor que ejerció influencia en la negociación de más acuerdos comerciales fue la decisión de los socios comerciales desarrollados de eliminar sus esquemas unilaterales de preferencias comerciales para países en desarrollo (como la Iniciativa de la Cuenca del Caribe de Estados Unidos y el Sistema Generalizado de Preferencias, SGP-Drogas de la Unión Europea),  para pasar a acuerdos comerciales con obligaciones de naturaleza recíproca,  como los TLCs.   

Costa Rica aprovechó la tendencia de los años 1990 y la primera década del actual milenio para negociar acuerdos comerciales bilaterales que le permitieron alcanzar altos niveles de productividad,  comercio,  crecimiento económico y generación de empleo.

Finalmente, el pequeño tamaño del mercado costarricense obligó a seguir esquemas de atracción de Inversión Extranjera Directa y de promoción de las exportaciones muy distintos de los que podrían adoptar países en desarrollo o desarrollados con mercados grandes.   Tres o cinco millones de consumidores no ofrecen el atractivo para atraer a empresas de nivel mundial para producir para el mercado interno, como podría ser el caso de Brasil, India o China.    El atractivo que logró crear Costa Rica para las grandes empresas inversionistas y generadoras de empleo fue el de invertir en un país cuya producción podría exportarse desde ahí  libre de derechos de aduana a mercados tan importantes como el de China, Estados Unidos, la Unión Europea,  EFTA, Canadá México,  Chile,  Centroamérica y Singapur, cuya institución responsable del Comercio Exterior (COMEX) tiene además la capacidad de utilizar los mecanismos de Solución de Diferencias de la OMC o de los propios TLCs para defender exitosamente los intereses de quien exporte desde Costa Rica. 

La combinación de la Política Comercial,  con la Política de atracción de Inversión,  combinada con Política de Educación,  crearon condiciones propicias para que Costa Rica aprovechara el gran crecimiento del comercio mundial durante las últimas tres  décadas y el desarrollo de las cadenas globales de valor.  Costa Rica se convirtió en el año 2013 en el tercer país del mundo cuyas exportaciones están más vinculadas a las cadenas globales de valor de alta tecnología (40%).  Las exportaciones de servicios,  actividades con salarios más altos, superaron las exportaciones agricolas. Dentro del sector servicios,  los servicios corporativos, con mayor valor agregado,  superaron los servicios de turismo recientemente.  Estos son indicadores del aprovechamiento de Costa Rica de la internacionalización de la economía y de la utilización de políticas públicas adecuadas a las particularidades del país y la economía global.  

La crisis financiera de 2008 y la crisis económica global que le siguió demostró que Costa Rica había creado una plataforma de comercio y una diversificación de destinos y productos de exportación, que le permitió atravesarla de forma más exitosa que otros países latinoamericanos.   Países como Argentina y Brasil enfrentaron condiciones mucho más difícil frente a la desaceleración de la economía mundial.   Su aislamiento comercial por no tener prácticamente ningún otro TLC aparte de Mercosur,  su enorme dependencia de carbohidratos y unos cuantos productos agrícolas y la poca competitividad de sus industrias por el nivel de protección de su mercado,  los colocó en una posición de clara desventaja en comparación con Costa Rica, para sortear la crisis.   La enorme caída en su crecimiento económica y la situación de estabilidad relativa de Costa Rica y otras economías más abiertas durante la crisis mostraron las ventajas de haber negociado la red de TLCs. 

En lo concerniente a futuros acuerdos comerciales,  el panorama que Costa Rica enfrentaba ha cambiado desde inicios de 2017. El giro de la política comercial de Estados Unidos hacia posiciones proteccionistas,  aislacionistas y su preferencia por bilaterales con países escogidos, en detrimento de acuerdos regionales amplios (mega-regionals) y del sistema multilateral del comercio, obliga a Costa Rica a aprovechar las oportunidades de la crisis explorando relaciones comerciales con otros socios comerciales y nos obliga a  no permitir que los obtenido en los tratados comerciales que hemos firmado se erosione. 

Costa Rica y Colombia solicitaron ingreso al Acuerdo Transpacífico (TPP), posición que se justifica por los acuerdos de libre comercio con varios de los participantes, cuyas preferencias se verían erosionadas por este acuerdo,  lo que tendría efectos negativos para el comercio de Costa Rica.  Ante el cambio del escenario y la continuación de las negociaciones entre los miembros de TPP pese al retiro de EE.UU,  Costa Rica debe evaluar la situación y considerar la solicitud de adhesión al acuerdo.   La región del Pacífico es la zona de mayor crecimiento económico en el mundo y las cadenas globales de valor han unido a Costa Rica con países como Malasia, Tailandia y China.  Es necesario para Costa Rica aprovechar esa capacidad y diversificar aún más el destino de sus exportaciones hacia Asia.

La Alianza del Pacífico es el paso natural que Costa Rica podría dar en la región Lationamericana porque tiene TLCs con cada uno de los miembros del grupo.  Costa Rica fue aceptada para iniciar negociaciones de adhesión durante el Gobierno de la Presidenta Laura Chinchilla.   La Administración Solís, sin embargo,  sin haberse retirado del proceso de adhesión,  ha detenido su actividad y ha tenido diferentes enfrentamientos con los países miembros,  relacionados con medidas específicas de restricción al comercio impuestas a sus productos.   Si los países de la Alianza del Pacífico llegaran a un acuerdo sin Costa Rica,  sus ventajas y preferencias comerciales se erosionarían, las reglas de origen que acuerden entre ellos nos excluirían ylas  los estándares y reglas sobre reglamentos técnicos que acuerden entre ellos pondrían posiblemente en desventaja a las exportaciones costarricenses en Chile, Colombia, México y Perú.   Perdería además Costa Rica la oportunidad de formar parte del acuerdo comercial más amplio de Latinoamérica, con las economías más prósperas y con las que mejor conoce por los TLCs que tiene con cada una.

La adhesión a la Alianza del Pacífico posiblemente provocaría reacciones adversas de parte de algunas empresas y cámaras en el país Costa Rica que preferirían que el mercado nacional se siguiera reservando para ellas en vez de abrirse a la competencia con productos de los países miembros.   Habría que evaluar caso por caso las posiciones de las empresas que se opongan para buscar soluciones a sus demandas y al mismo tiempo poner sobre la trabajar por los  beneficios que la adhesión tendría para otras empresas y los beneficios que tendría para los consumidores y para los importadores de insumos para la producción de otros bienes".